PARABENOS NO, GRACIAS.

martes, 2 de octubre de 2012

    
   Existe una gran controversia acerca de la inocuidad de los parabenos que se usan en la industria cosmética, pero... ¿Qué son los parabenos? ¿Por qué están prohibidos en paises como Francia? ¿Es verdad que pueden provocar cáncer? Este es un tema que me preocupa muchísimo y como esteticista que estoy en contacto diariamente con estos productos he decidido, sin querer demonizarlos, reducir su uso al mínimo.

parabenos-no



   Los parabenos son compuestos químicos que funcionan como conservantes, son unos efectivos fungicidas y evitan que los productos cosméticos se echen a perder, podemos encontrarlos en cremas, desodorantes, lubricantes, champús, dentífricos... su uso está muy difundido gracias sobretodo a que son baratos, bastante más que los conservantes naturales que por otro lado son escasos y su síntesis es más cara.

   Parece que existen tantos estudios que abalan su inocuidad como estudios que la ponen en duda, pero estos últimos han bastado para que en paises como por ejemplo Francia, se acojan al "principio de precaución" y se adopten medidas protectoras ante la sospecha fundada de que los parabenos crean un riesgo grave para la salud pública y se prohiba su uso, aunque aún no exista prueba científica definitiva de riesgo.

   A veces creemos que porque un producto haya salido a la venta, habrá gente responsable que se haya encargado de hacer todos los estudios necesarios para que los consumidores estemos seguros, pero no siempre es así y tod@s conocemos productos que se han retirado del mercado después de haber estado años a la venta, por desgracia a veces... los intereses económicos priman sobre nuestra seguridad. Por otro lado los estudios científicos se realizan en animales y sus resultados no siempre son extrapolables a seres humanos.

   La mayor controversia viene de los estudios en los que se demuestra que en los tumores de cáncer de mama se han encontrado parabenos, los mismos que se encuentran en los desodorantes y antitranspirantes y aunque no se puede demostrar que esa sea su procedencia, las sospechas son más que justificadas...



 ¿Merece la pena que nos arriesguemos?
mary

Publicar un comentario